top of page

La Selectividad Alimentaria en personas con autismo: ¿cómo hago para que mi hijo coma?

Las acciones más cotidianas, que en general damos por obvias, se pueden volver grandes

desafíos para las personas con autismo. Comer es una de ellas.



Una madre alimenta a su hijo que sostiene un bagel

Los niños con TEA son extremadamente selectivos con la comida. Hay chicos que solo comen alimentos de un color, con una textura determinada, en un plato particular o incluso mientras miran un dibujo animado especifico. Estas preferencias pueden generar un estrés constante en el día a día, ya que la alimentación es una actividad que se realiza varias veces al día y está estrechamente vinculada con la salud.


Para comprender mejor como superar estos escoyos diarios y alimentar a nuestros hijos de

manera equilibrada, en este capítulo de #CHATDEMAMIS conversamos con dos especialistas en el tema: Mercedes Delice, licenciada en terapia ocupacional y certificada en integración sensorial, y Mariana Fraga, psicopedagoga y especialista en el análisis del comportamiento aplicado. Ellas nos van a ayudar a entender este proceso, y nos darán pautas para que el comer no sea una odisea.


"Cuando las personas tienen dificultades para elegir y disfrutar de ciertos alimentos, puede

estar relacionado con sus sentidos. Algunas razones pueden ser la falta de interés o la

resistencia a comer, y esto puede estar influenciado por comportamientos rígidos e inflexibles propios del espectro. Para entender mejor el origen de estas dificultades alimentarias, es importante identificar la razón específica en cada persona. Esto nos permitirá abordar de manera efectiva los desafíos asociados", explica Mercedes Delice, licenciada en terapia ocupacional.


“Es importante tener en cuenta que la conducta alimentaria debe considerarse como cualquier otra conducta y tratarse como una forma de comunicación y aprendizaje”, acota Fraga, especialista en análisis del comportamiento.


“La selectividad alimentaria en niños con autismo a menudo se debe a la necesidad de

previsibilidad y a la inflexibilidad en sus rutinas y preferencias. Algunos niños con autismo

pueden tener dificultades para tolerar cambios o pueden mostrar aversión hacia ciertos

colores, texturas u olores”, agrega Mariana.


Es que, según relatan las especialistas, a los niños con autismo no le gustan las sorpresas. Los asusta. Prefieren saber que van a comer, y no tanto zambullirse en nuevos sabores.

“Hay chicos que ya el olor les da aversión y no pueden aceptarlos. Como también hay otros

que si no huelen, no comen”, resumen ambas profesionales.


¿Qué debemos hacer para corregir estos hábitos?


“Hay que tener en cuenta que estas dificultades de alimentación, pueden tener una causa

puramente médica, esto puede ser desde un problema en la digestión hasta en el proceso de masticación. Hay que descartar esta posibilidad antes de empezar con el programa de

intervención”, resalta Delice.


Luego de descartada esta opción, el primer paso será realizar un historial de alimentación en el que se detallen diferentes aspectos. Su relación con la comida, los alimentos que acepta. Es importante conocer al detalle de sus hábitos alimenticios, sus horarios y preferencias.


“Todo esto nos sirve para conocer el origen de su comportamiento de rechazo y así poder

plantear un programa para paliar su selectividad alimenticia”, resume Delice.


“Cada persona tiene un perfil sensorial único, y cuando hay una deficiencia en la respuesta

sensorial adecuada, pueden surgir problemas relacionados. Algunas personas pueden tener

menos registro sensorial, mientras que otras pueden ser hipersensibles a los sabores y

texturas, lo que puede dificultar la tolerancia a ciertos alimentos. Por lo tanto, es importante

realizar un análisis exhaustivo del perfil sensorial de cada individuo para comprender mejor sus preferencias y desafíos alimentarios”, explica Fraga.


Tiempo de valientes


Cuando se aborda la selectividad alimentaria en personas con autismo, es fundamental evaluar qué alimentos consumen, cómo esto afecta su vida cotidiana y cómo se relaciona con su bienestar general. Los hábitos alimentarios también pueden estar influenciados por la dinámica familiar. A partir de estos análisis, se puede establecer un plan de tratamiento que incluya intervenciones específicas, como el control del tamaño de las porciones y cambios en los hábitos de los padres.


El enfoque terapéutico para abordar la selectividad alimentaria en personas con autismo se

basa en intervenciones lúdicas y centradas en los sentidos.

“Una vez que se determina el perfil sensorial de cada chico, se pueden llevar a cabo

actividades en un entorno de gimnasio que ayuden a organizar y desensibilizar los sentidos.


La terapia de integración sensorial desempeña un papel fundamental en el abordaje de la

selectividad alimentaria porque combina sesiones en el gimnasio con momentos en la mesa

que involucran alimentos y juegos de acercamiento. Es importante destacar que en este

proceso nunca se fuerza a la persona a comer, sino que se integra el alimento de manera

gradual a través del juego y la exploración”, detalla Mercedes.


“Es recomendable comenzar con bocados muy pequeños, del tamaño de un grano de arroz, y ofrecer una motivación extrínseca inmediata, como recompensa. Acá es importante recordar que el objetivo es modificar la conducta de manera positiva y no de forma drástica, siempre respetando las necesidades y preferencias individuales”, sostiene Delice.


“Además, adaptamos la incorporación de alimentos de acuerdo con las preferencias del niño. Si elige comer solo alimentos blancos, le ofrecemos opciones blancas. Siempre incluimos alimentos dulces, ya que suelen ser más aceptados”, acepta la terapeuta.


“Es importante tener objetivos medibles y a corto plazo. Comenzar este tipo de terapia en la infancia es siempre lo más recomendable”, recomiendan ambas especialistas.

Los terapeutas acuerdan que este tipo de tratamiento se debe abordar desde que los niños

comienzan a comer, para evitar problemas más complejos, por la falta de variedad en la dieta.


“Algunos pueden ser tan selectivos en sus elecciones alimentarias que no consumen los

nutrientes necesarios para su desarrollo y bienestar. En muchos casos, se recomienda el uso

de suplementos vitamínicos para asegurar una adecuada ingesta de nutrientes esenciales en la primera etapa”, señala Mariana.


Si bien superar la selectividad alimentaria puede resultar agotador tanto para los padres como para los niños, es crucial no rendirse y mantener una actitud positiva. Cambiar los menús, introducir gradualmente nuevos alimentos y proporcionar apoyo emocional y estructura son estrategias clave para ayudar a los niños con autismo a ampliar su repertorio alimentario.


“Es importante tener en cuenta el caso personal de cada niño, trabajar de manera gradual y

respetar sus preferencias individuales. Superar la selectividad alimentaria no solo beneficia la

nutrición y la salud, sino que también tiene un impacto positivo en la calidad de vida global de la persona”, sostienen las terapeutas.


Bonus Track

Algunos consejos para los papas

  • Mantener un horario diario de comida, evitando comer entre horas.

  • Limitar entre las comidas el acceso de los niños a líquidos y refrigerios.

  • Introducir alimentos poco a poco. Generalmente es mejor empezar por alimentos que le gusten o que anteriormente hayan comido. Además, estos nuevos alimentos deben tener texturas y sabores parecidos a los que come a diario.

  • Empezar por pequeñas cantidades. Además se recomienda empezar con puré natural o alimentos suaves.

  • A medida que vaya asimilando estos nuevos alimentos, hay que avanzar de manera sistemática y gradual con nuevos sabores.

  • Encontrar aquello que motive a los niños a comer, es muy importante. Para eso podemos usar el sistema de recompensa: “Si comes este vegetal podes después comer una papa frita”.

  • Además y muy importante:” Hay que ser consciente que lo que funciona en una persona, puede no funcionar en otras”.


Si querés saber más sobre terapias y apoyo para niños y padres con diagnóstico del espectro autista seguinos en Spotify #CHATDEMAMIS, o escribinos a chatdemamispodcast@gmail.com.

202 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page