top of page

El trastorno que ayudó a Elon Musk a convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo

Le diagnosticaron Síndrome de Asperger cuando era pequeño y no tuvo una infancia feliz; en una charla Ted reveló que no fue una condición limitante sino algo que utilizó como recurso para potenciar su éxito.


Por: Victoria Vera Ziccardi para La Nación



Multimillonario sudafricano, director ejecutivo de Twitter, CEO de Tesla y fundador de empresas destacadas como SpaceX, Neuralink y OpenAI. Elon Musk se consolidó en los últimos años como uno de los “cerebros” del mundo empresarial. Se convirtió en un referente para emprendedores y aficionados de los mercados financieros. Supo prever con antelación cuáles iban a ser las industrias que crecerían y por ende, invirtió grandes sumas de dinero en ellas y salió victorioso. Como consecuencia de sus apuestas monetarias, el magnate se consolida actualmente -de acuerdo con el índice en tiempo real de Bloomberg- en el segundo puesto de los hombres más ricos del mundo con $176 mil millones de dólares, superando a Jeff Bezos ($116 mil millones de dólares) y al fundador de Microsoft, Bill Gates ($114 mil millones) y teniendo únicamente por delante a Bernard Arnault, cofundador, presidente y director ejecutivo del grupo de artículos de lujo LVMH que tiene una fortuna de $187 mil millones de dólares.

Tiempo atrás Musk sorprendió al revelar en televisión en vivo que desde pequeño tiene Síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y que afecta la interacción social recíproca. “Miren, sé que a veces digo o posteo cosas extrañas en internet, pero así es simplemente cómo funciona mi cerebro. A quien se haya sentido ofendido, solo quiero decirle que reinventé los automóviles eléctricos y estoy enviando gente a Marte en un cohete, ¿pensaban que iba a ser un tipo normal y relajado?”, dijo en el monólogo de apertura de Saturday Night Live.


Posteriormente, el magnate se sentó a conversar con el director de TED, Chris Anderson. Uno de los ejes de la charla, fue el síndrome con el que está diagnosticado y cómo este repercute en su vida. Además contó cómo funciona su cerebro y cuál es el sentido de su vida.

A diferencia de lo que se podría imaginar, en Musk el Asperger no fue una condición limitante sino algo que utilizó como recurso para potenciar su éxito. Fue durante esa conversación en público que él mismo describió cómo aprendió a trabajar con su cerebro en lugar de ir en su contra.


¿Cómo es vivir con Síndrome de Asperger?

Según explica el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de los Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) este síndrome se caracteriza por manifestar intereses limitados o una preocupación inusual y un interés profundo en algunos temas específicos que los deja ajenos a otras actividades o rutinas. Tienen peculiaridades en el habla y el lenguaje, como hablar formalmente o de manera monótona; tomar las figuras retóricas literalmente; o llevar un comportamiento social y emocionalmente inadecuado junto a la incapacidad de interactuar efectivamente con los demás.

“Es fundamental entender que no se trata de una enfermedad, ni de un padecimiento. Sino que ciertas áreas del cerebro funcionan de forma distinta e involucran: la comunicación, la interpretación de las emociones propias y las de otros, entre otras características”, dice Mirta Romalde (M.N. 123676) médica psiquiatra especializada en TDAH y TEA. Asimismo, señala que la consecuencia principal del Asperger es la dificultad para entender lo que acontece y poder adaptarse o resolver situaciones.

Respecto de cómo fue descubierto, el diagnóstico debe su nombre al doctor Hans Asperger, un médico pediatra vienés que en la década de los ‘40 describió por primera vez una serie de patrones de comportamiento que notaba en varios de sus pacientes. Al tiempo de observarlos y estudiarlos, el especialista se dio cuenta que las personas que demostraban estas conductas presentaban un nivel de inteligencia y desarrollo del lenguaje normal, pero contaban con graves deficiencias en las habilidades sociales; según él, estos pacientes no sabían/podían comunicarse eficazmente con otras personas y presentaban problemas de coordinación.


“Me ocurría que las señales sociales no eran intuitivas, por ende, era un niño muy reservado”, dijo Musk a Anderson en plena TED Talk. Y además, añadió: “Otros podían entender intuitivamente lo que se quería decir con algo. Yo me tomaba las cosas literalmente, como si las palabras que se decían fueran exactamente lo que querían decir. Pero entendí que a veces eso era un error porque la gente no se limita a decir exactamente lo que quiere decir. Me llevó un tiempo darme cuenta de que las cosas eran así”.


Junto a esta revelación el CEO de Tesla y Twitter confesó que un momento duro en su niñez fue cuando asistía a la escuela y otros niños se burlaban de él por su condición; según dijo, esto pasaba, en gran parte, porque no tenía la capacidad de conectar con otros niños de una forma que les resultara familiar.

“No tuve una infancia muy feliz, para ser sincero. Fue bastante dura”, reconoció Musk durante la charla. “Pero leí muchos libros y poco a poco fui entendiendo más claves sociales gracias a la lectura”.


Esto último fue el despegue para transformar algo, que para muchos es limitante, en una herramienta que lo llevó al éxito. Un dato de color es que Musk no es el único personaje destacado que tiene esta condición, la pequeña activista Greta Thunberg, Anthony Hopkins, Keanu Reeves y Bill Gates también están diagnosticados con este trastorno del comportamiento. En especial, la joven ambientalista ha revelado públicamente en varias ocasiones que considera que el Asperger le otorga un “súper poder particular”.

Diagnóstico

Según explica la Dra. Romalde el Asperger se diagnóstica a través de evaluaciones específicas de la historia personal, familiar y de la conducta en entrevistas con profesionales especializados en autismo. “Hay que ser primoroso al hacer estas evaluaciones porque es particularmente dificultoso identificar estas características en adultos que ‘enmascaran’ sus conductas para poder sentirse validados en la sociedad”, dice.

La Facultad de Medicina de Harvard destaca que a menudo, estas personas pueden parecer groseras e irrespetuosas y como consecuencia se les hace más difícil hacer amigos. “Es posible que no puedan captar pistas, guardar secretos o comprender la metáfora, la ironía y el humor. El significado de los gestos, el tono de voz y las expresiones faciales son un misterio para ellos, y su propio lenguaje corporal y sus expresiones pueden ser inapropiados o difíciles de interpretar. Se paran demasiado cerca, hablan muy alto y no hacen contacto visual. Tienen mentes de una sola pista que se enfocan de manera limitada pero intensa, a veces produciendo conferencias prolijas sobre temas que solo son de interés para ellos”, revelan desde la prestigiosa universidad.

Hoy se desconoce su causa, no obstante existe cierto consenso en la comunidad científica que señala que el desencadenamiento de este síndrome es neurobiológico. La Asociación Argentina de Asperger (AAA) establece que este trastorno no se produce por problemas afectivos ni tampoco por el tipo de educación recibida. Asimismo, se ha comprobado que hay una mayor incidencia en varones que en mujeres y que en ellas se manifiesta de una manera más sutil.

La Fundación Dana, una organización filantrópica privada con sede en Nueva York dedicada al avance de la neurociencia y la sociedad descubrió tiempo atrás que en autopsias de cerebros de personas autistas con Asperger hay un desarrollo inmaduro del cerebelo, la amígdala y el hipocampo. Según se detalla en el escrito, las células pequeñas se encuentran apretadas en estas partes inmaduras del cerebro, lo que implica un verdadero desarrollo inmaduro, no un daño o atrofia.

En relación con lo mencionado, el investigador británico especializado en autismo Simon Baron-Cohen realizó estudios de resonancia magnética funcional que revelan que las personas activan la amígdala para juzgar la expresión en los ojos de otra persona, en cambio, quienes tienen Asperger acuden a las regiones fronto-temporales del cerebro para lograr eso.

“En las personas con Asperger se activa la corteza prefrontal en la cual sucede el planeamiento. Esto podría indicar que estas personas están pensando en la expresión en vez de responder a ella inmediatamente”, informa la médica neuróloga, Lucia Zavala (M.N. 146986).


No obstante, la profesional hace énfasis en que ese proceso que se les activa en el cerebro hace que desarrollen una mejor capacidad para enfocarse, ser detallistas y persistentes con sus objetivos, a diferencia de quienes no se encuentran dentro del espectro autista.

Finalmente, en un estudio titulado “Brain anatomy and sensorimotor gating in Asperger’s Syndrome” se evidencia que las personas con Asperger tienen menos materia gris -regiones del cerebro donde se concentran las células nerviosas, conocidas como neuronas- en la región frontoestriatal y presentan diferencias generalizadas en la materia blanca -sustancia que permite la comunicación entre la materia gris y las otras partes del cuerpo-. La hipótesis de los investigadores detalla que estas características cerebrales dan como resultado una activación sensoriomotora defectuosa y, en consecuencia, la aparición de dificultades para inhibir pensamientos, palabras y acciones repetitivas.

15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page